martes, 8 de enero de 2008

EXPORTACIONES DE UVA A EE.UU




Atraso en envíos a EE.UU. duplica los precios

Una paradoja viven por estos días los productores de uva de mesa, en especial los de la zona del valle de Copiapó, Elqui y Limarí (que representa entre el 15 y 18% del total del país).

Por una parte, sus exportaciones a EE.UU. atraviesan el mejor escenario de precios de la década, pero, a su vez, los volúmenes de comercialización se encuentran muy por debajo de lo normal para esta época del año.

El retraso en los envíos, estimado entre tres y cuatro semanas, se debe a factores climáticos -las temperaturas no han sido las mejores- y a conflictos laborales con los temporeros de la zona, quienes, a mediados de diciembre, se movilizaron exigiendo mejoras salariales.

Para el director de Decofrut, Manuel Alcaíno, la situación que enfrentan los productores es compleja, y el impacto para la uva de mesa recién podrá ser evaluado cuando finalicen los mayores envíos a EE.UU., hacia fines de marzo.
"El tema (laboral) de Copiapó ha sido bastante complicado. Las cosechas se han atrasado respecto al año normal o al promedio de los últimos años", afirmó Alcaíno, añadiendo que el problema del retraso en la producción ha provocado que trabajadores de la zona de Los Andes, que habitualmente van a las cosechas de Copiapó, esta temporada no hayan ido ya que hacia fines de mes ya comienzan las cosechas del valle de Aconcagua, lugar más cercano a sus hogares.

Esta situación de escasa oferta de uva de mesa desde Chile sumado a los bajos stocks en EE.UU. han elevado los precios a niveles insospechados, siendo los más altos, para la fecha, desde que comenzó la década.

El problema está en que desde mediados de enero otras zonas del país que están atrasadas en menor medida, como el valle del Aconcagua (rezago de una semana), comienzan sus cosechas tempranas, las que se toparán con los envíos de esta zona.

Precios y Venta

Según los datos entregados por Decofrut, esta semana, por caja de uva en su variedad Flame se están pagando US$ 44,5, más del doble de lo que se cancelaba en la misma fecha de la temporada pasada, cuando el precio no superaba los US$ 21,5.

El problema es que los envíos de esta variedad sólo alcanzan 1.825 millones de cajas, lejos de los más de 5 millones que acumulaban las exportaciones en 2006-2007.

Esta situación se repite con otras variedades de uva, como la Superior, que acumula envíos a la fecha por 916 mil cajas (con valores de US$ 43 por estos días), versus el 1,7 millón de cajas exportadas en la temporada pasada, que en la primera semana de enero tenía precios de US$ 25.